Calcular IVA
Información sobre como calcular el IVA

Calcular IVA - Calculadora y Tipos de IVA

 

Cómo calcular IVA

Para Benjamín Franklin “No había nada tan cierto en el mundo como la muerte y los impuestos”. En vista de lo certera que suele ser esta afirmación es necesario conocer las obligaciones que te convertirán en un ciudadano ejemplar. Descubre a continuación, cómo calcular el IVA y conoce el tipo de impuesto que aplica a tu relación comercial.

Table of Contents

¿Qué es el IVA?

Al hablar de IVA, se refiere a lo que se conoce como Impuesto sobre el Valor añadido y es un monto que se carga al consumo de algún servicio o producto. Se define como una obligación que se impone ante el consumidor al momento de adquirir un producto o servicio. Al ser una tributación indirecta, este recae sobre la manufactura y ventas de las empresas, más no sobre el ingreso.

Significado siglas IVA

La regla que regula el pago de este gravamen en España se halla en: El Reglamento del impuesto certificado por el Real Decreto 1624/1992, La Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido y la Ley 37/1992.

Ahora bien, la proporción que pertenece al impuesto del IVA es del 21%, uno de los montos más altos del mundo, aunque Hungría lo establece sobre el 27%. No obstante, en Estados Unidos es un costo que se ubica entre el 0 y 11% sobre el precio del producto o servicio. Además, en España existen diversos tipos de IVA, que conviene conocer en función de la actividad que se administra.

Calculadora IVA

Para calcular el IVA con nuestra Calculadora, ingrese la cantidad y la tasa impositiva en porcentajes (por defecto, 21%) en la calculadora, luego haga clic en el botón "Añadir IVA" o en el botón "Quitar IVA".  En la sección Tipos de IVA podrá conocer que porcentaje de IVA se aplica a los diferentes servicio o producto. 

+ Añadir IVA- Quitar IVA
Precio sin IVA:0 
IVA 21%:0 
Precio con IVA:0 
 

  Tipos de IVA

En España existen tres tipos de IVA que afectan o se establecen de acuerdo al tipo de producto o servicio. La razón, es que no todos los bienes de consumo cuentan con la misma relevancia. En otras palabras, un producto o servicio de necesidad básica poseen un IVA más reducido en contraste con los considerados de lujo.

Tipos de IVA en España

Por ello, según la relación financiera que exista se pueden establecer los siguientes tipos de IVA:

IVA general o estándar

Es la tributación que se aplica a la mayoría de los productos y servicios, ubicándose en el 21%. En este segmento encontrarás artículos de higiene personal, medicamentos, electrodomésticos, calzado, servicios funerarios, peluquería, cosméticos, entre otros. Se incluyen en este tipo de impuesto a las actividades teatrales, material escolar, gimnasio, hostelería, es decir, la mayoría de los artículos están sujetos a esta imposición.

IVA reducido

Es una carga del 10% que se aplica a una larga lista de alimentos, servicios de transporte, hoteles, renovación y construcción de viviendas. Se incluyen en este impuesto las actividades agrícolas, productos de nutrición animal, suministro de agua, productos de uso sanitario y limpieza de las vías públicas.

IVA súper- reducido

Es una tasa mínima del 4% que se aplica a productos de primera necesidad entre los que se encuentra el pan, la leche, cereales, frutas, verduras, hortalizas, entre otros. Se incluyen, además, medicamentos de uso humano, prótesis, equipos de asistencia como sillas de ruedas o para otras dificultades. También, disfrutan de este impuesto los libros, periódicos, revistas no publicitarias, algunos servicios de tele asistencia y arrendamientos.  

Es necesario destacar, que, estos porcentajes se pueden incrementar según la reforma fiscal, incluyendo o excluyendo ciertos productos o servicios. Un ejemplo de ello es el incremento que sufrió los espectáculos culturales y sociales, que pasaron de ser pagados por el consumidor de un 8 al 21% de IVA. Por ello, ante una reforma conviene analizar el cambio de las actividades, además, del porcentaje.

Productos exentos de IVA

Existen productos o servicios que se encuentran exentos de pagar esta imposición sobre el precio de venta al consumidor. Es digno mencionar, que son bienes o servicios en donde sí se emite una factura, sin embargo, el impuesto no se aplica debido a que Hacienda ha decidido eliminar dicho pago. La razón, es que son actividades de importancia para el ciudadano, entre las cuales conviene mencionar:

Productos y servicios exentos de IVA
    • Los servicios postales.
    • En el sector sanidad: Todos los servicios de hospitalización, asistencia de emergencia, clínica, laboratorio, entre otras. No se incluyen cirugías estéticas, acupuntura, mesoterapia, entre otros.
    • Actividades de escuelas privadas y públicas, así como, clases particulares establecidas dentro del plan de estudio. No se incluyen cursos a distancia o actividades extracurriculares.
    • Eventos de carácter social: Estas deben ser realizadas por una asociación sin fines de lucro, donde el encargado no genere una compensación económica. Forman parte de estas actividades: visita a los museos, biblioteca, zoológico, monumentos, actividades para personas menores de 25 años.
  • Prestaciones de servicios relacionados a seguros, transferencias de créditos, capitalización, tarjetas de créditos. En pocas palabras, todo lo relacionado al mundo de la banca y los seguros.
  • Entregas o arrendamiento de terrenos rústicos u otras operaciones de tipo inmobiliario.

Estas son solo actividades que sirven de referencia a los bienes y servicios que no cuentan con esta carga impositiva. Existen algunas acciones más específicas que vale la pena conocer para excluirlas según el tipo de empresa que posees.

¿Cómo funciona el cobro del IVA?

A diferencia de otros impuestos, el IVA es una carga indirecta, por ello, en cada servicio o producto al momento de su fabricación o distribución se le irá agregando. Son los productores o los profesionales quienes rinden cuentas ante Hacienda por el importe cobrado a los consumidores. De esta manera, se crea una cadena para el pago del impuesto.

Una forma sencilla de entender este sistema es a través de un ejemplo:

  • En la confección de una prenda de vestir una persona puede comprar los materiales por un monto de 121 Euro. En este monto, el precio de venta es de 100 + 21% de IVA = 121 Euro.
  • La confección y producción de las prendas puede tener un precio de venta de 200 Euro + 21% de IVA= 242 Euro.
  • El vendedor del material debe pagar a Hacienda la cantidad de 21 Euros proveniente de la venta.
  • El fabricante y vendedor de las prendas, cuyo precio de venta es de 242€, debe declarar 42 Euros de IVA. Sin embargo, al presentar las facturas, puede deducir o desgravar el impuesto ya cancelado. Por lo que, solo pagará ante Hacienda 21€ por concepto de IVA en esta producción.

Es un ejemplo sencillo donde se omiten o no se toman en cuenta factores de producción de gran importancia. No obstante, sirve para entender el proceso que conlleva el pago de este impuesto ante las autoridades. De allí, lo necesario de solicitar facturas y asentar correctamente los montos en los libros de registro.

Cómo calcular IVA paso a paso

Hasta este momento ya conoces los aspectos de mayor importancia al momento de calcular el IVA. Sin embargo, pasar a la parte numérica supone un desafío para muchos autónomos y personas encargadas de llenar los libros y facturas en los negocios. Existen dos formas de calcular el IVA cuyos pasos son sencillos y pueden resumirse de la siguiente manera:

Calcular IVA paso a paso

Importe sin IVA x 0,21

En primer lugar, puedes calcular el IVA multiplicando el importe establecido por el porcentaje que corresponda expresado en decimales. Aunque puede parecer complejo, toma nota de los siguientes pasos expresados en un ejemplo:

    • Calcular el IVA de un servicio cuyo valor es de 100 €. Se debe aplicar un valor del 21%, 10% o 4% según corresponda.
  • Para llevar a decimales el IVA indicado, se divide 21/100= 0,21.
  • Para hacer el cálculo del IVA: Se procede a multiplicar 100€ * 0,21= 21€.
  • Para determinar el precio con IVA del producto o servicio, realiza una sumatoria de 100€+ 21€ de IVA para un costo total del producto en 121€.

Para un resultado más directo, solo multiplica el precio del producto sin IVA por 1,21 y obtendrás el costo. Siguiendo con el mismo ejemplo, es 100€*1,21= 121€ que es el precio final del producto o servicio, del cual se debe declarar 21€ ante Hacienda.

Importe con IVA/1,21

Puede que en ocasiones desees saber el IVA de un producto o simplemente colocar un precio de venta exacto. Para ello, debes determinar el valor del impuesto. En estos casos, puedes seguir los pasos ejemplificados que se detallan a continuación:

  • Si prestas un servicio con un valor de 500 euros, debes determinar el IVA según la actividad, en este caso 21%.
    • Para calcular el IVA: Solo procede a dividir 500€/ 1,21= 413,22; cuyo valor es, sin IVA.
  • El importe del IVA en este ejemplo es de 500 - 413,22= 86,78.

Usando estas fórmulas es muy sencillo determinar el valor del IVA en cualquier producto. En actividades que lleven otro tipo de porcentajes se deben sustituir por:

  • IVA súper reducido, precio sin IVA x 1,04.
  • IVA reducido: Precio sin IVA x 1,10.
  • IVA general: Precio sin IVA x 1,21.

Sin embargo, si lo de los números no es lo tuyo, entonces busca una calculadora de IVA online o solicita los servicios de un agente especializado.

Declaración del IVA

Además de saber calcular el IVA, es necesario saber hacer una declaración ante Hacienda, si decides llevar los impuestos por tu cuenta. Para ello, en primer lugar, debes manejar conceptos muy comunes como son:

  • IVA soportado: Es aquel IVA que has pagado por concepto de la actividad económica que llevas.
  • IVA devengado: Es el IVA cobrado por la ejecución de tu actividad financiera.

Para saber cuánto debes declarar y pagar ante Hacienda debes determinar la cantidad de IVA devengado y restar el IVA soportado. Para realizar este procedimiento sigue los pasos que se suministran en el siguiente ejemplo:

  • Puede que en un trimestre hayas prestado servicios por: 100 euros con IVA reducido al 10% y 1200 con un IVA general de 21%. Esto da una sumatoria de: 10+ 252= 262€ de IVA devengado.
  • Por otra parte, para llevar a cabo los servicios anteriores puede que hayas tenido que comprar ciertos productos. La compra tuvo un valor de 100€ a tipo general del 21% y 200€ a IVA reducido al 10%. Esto genera una sumatoria de: 21+20= 41€ de IVA soportado.
  • Por último, resta al IVA devengado el IVA soportado y te dará la cantidad que debes liquidar ante hacienda. En este ejemplo, la cantidad es: 262€- 41€= 221€.

No caben dudas de, que, aunque es un proceso complejo, con un poco de práctica puedes llevar la autoliquidación por tu cuenta. Sin embargo, puede que necesites en algún momento asesoría para ejecutarlo de la mejor manera. La recomendación siempre será la misma, ten al día todas las facturas y libros. De esta manera, el proceso será mucho más sencillo.

Preguntas frecuentes al momento de Calcular IVA

Aunque la información expuesta quede clara para una gran cantidad de usuarios, existen ciertas dudas, especialmente para quienes se desenvuelven en este entorno. Entre las preguntas más frecuentes se encuentran:

¿Se debe aplicar el recargo de equivalencia?

El recargo por equivalencia es un régimen de IVA ineludible en comerciantes minoristas para que vendan sus productos sin realizar la modificación al cliente o consumidor final. En estos casos el pago del IVA recae sobre los proveedores. Para aplicarlo, debes especificar tu actividad en Hacienda.

¿Cómo sé que IVA aplicar según la actividad que desempeño?

Para salir de dudas, consulta en la agencia tributaria el tipo de IVA a aplicar.

¿Cuáles son los plazos de presentación?

La declaración corresponde a su presentación durante los veinte primeros días naturales del mes sucesivo a la liquidación mensual o trimestral, según corresponda. No obstante, la declaración al final del año se debe presentar iniciando el mes de enero.

¿Qué datos debe incluir una factura simplificada?

Es necesario que las facturas cuenten con los siguientes datos: Código o número de serie, fecha de emisión, fecha del ejercicio si es diferente a la de la de expedición. Igualmente, debe contener de forma legible: NIF, nombre y apellidos, razón o denominación social del expedidor, tipos de bienes comercializados o servicios prestados.

Además, no se debe olvidar el tipo impositivo, y de forma opcional la expresión: “IVA incluido”, entre otros. Este requisito puede tener ciertas diferencias según la actividad del comerciante o proveedor.

En casos de régimen simplificado ¿Hay alguna obligación especial?

Básicamente, se debe llevar un libro registro de facturas recibidas. En este se apuntarán las adquisiciones de bienes y servicios reservados para ser utilizados en actividades aplicables a este régimen especial. Si la empresa lleva a cabo otras actividades donde no se aplique este régimen, se anotará de forma separada.

Si alquilo una vivienda, ¿Estoy obligado a declarar el IVA?

No, aquellas personas pasivas que ejecutan actividades exentas por los artículos 20 y 26 de la LIVA no están en obligación de presentar liquidación periódica. Asimismo, tampoco está en obligación de presentar la declaración anual.

¿Se debe pagar el IVA en compras por internet?

Si, cuando compras un artículo de forma online a un comerciante establecido en la Unión Europea, se debe cancelar el IVA del país donde este el vendedor. Estos pueden variar en casos de transporte de pasajeros, servicios de restauración, entre otros.

¿Qué se necesita para deducir el IVA soportado?

Para poder restar el IVA soportado al devengado, este debe estar, en primer lugar, relacionado con la actividad. También, lo debes demostrar con una factura y con un correcto registro en los libros contables de facturas recibidas.

En conclusión, calcular IVA en España y conocer todos los términos relacionados con este trámite es muy sencillo. Al ser una figura importante en el sistema fiscal tributario español, conviene conocer los aspectos de gran interés y cumplirlos como se encuentra establecido. Ser un buen ciudadano te permite dar el ejemplo y contribuir al bienestar de la sociedad.